10 junio 2008

Aires de cambio para las minorías sexuales

Corren aires nuevos para las minorías sexuales en América Latina. Algunos países comienzan a incorporar en sus legislaciones el amparo y reconocimiento a las distintas opciones sexuales. Pero la región sigue a la cabeza en cuanto a número de crímenes homofóbicos.

13838005

En los últimos años, el movimiento por los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales (GLBT) ha visto cómo muchas de sus demandas iban siendo atendidas por los gobiernos de distintos países del mundo.

Si bien siguen siendo casos excepcionales, cada vez son más los lugares en los que se reconoce el matrimonio o la unión legal entre personas del mismo sexo. Holanda, Bélgica, Canadá, España y Suráfrica han aprobado el matrimonio homosexual. La lista de países en los que, sin hablar de matrimonio, se reconoce la unión civil o legal entre homosexuales es mucho más larga.

Extensión a Latinoamérica: algunos ejemplos
América Latina no es ajena a esta corriente, que muchos activistas del movimiento GLBT consideran ya imparable. Esta semana, la Abogacía General de la República de Brasil ha enviado al Supremo Tribuna Federal un veredicto favorable al reconocimiento civil de la unión entre homosexuales, con derecho a beneficios sociales para empleados públicos del estado de Río de Janeiro.

En caso de confirmarse dicho reconocimiento, las parejas homosexuales de funcionarios públicos se beneficiarían de algunos derechos como asistencia médica, ayudas para la educación de dependientes, vacaciones en caso de traslado del empleado a otro estado, o pensión por la muerte de la pareja.

Por su parte, el Congreso costarricense discute un proyecto de ley para legalizar las uniones civiles ente personas del mismo sexo. El proyecto cuenta con el apoyo de legisladores oficialistas, de la ministra de Salud, María Luisa Ávila, y del propio presidente de la República, Óscar Arias. El único partido político que se opone a esta reforma legal es Restauración Nacional, un partido cristiano liderado por Guyón Massey, quien considera que, de salir adelante el proyecto, se estaría estableciendo otro tipo de familia en el país centroamericano.

Otros países, estados o provincias de la región como Buenos Aires, los estados de Coahuila y Distrito Federal en México, Colombia y Uruguay cuentan con leyes de parejas parciales, que contemplan algunos de los derechos recogidos en el matrimonio.

Identidad de género
El gobierno cubano ha cobrado también protagonismo estos días en una mayor defensa de los derechos de las minorías sexuales al autorizar la realización de operaciones gratuitas de cambio de sexo en la isla.

En un comunicado, el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) informó oficialmente de la resolución que fue aprobada la semana pasada y que incluye además un plan de atención integral a transexuales, una iniciativa especialmente llamativa en un país con una tradición de discriminación hacia los homosexuales.

Dolores de crecimiento
Pero no todo son buenas noticias para las minorías sexuales. Los cambios sociales conllevan dolores de crecimiento propios de toda transformación o reajuste de la sociedad, y en este caso la situación no es diferente.

A pesar de los avances citados, no debemos olvidar que la homofobia sigue causando víctimas en todo el mundo, y América Latina no es una excepción. Según datos de la Asociación Internacional de Lesbianas y Gays, cada dos días se asesina a un hombre homosexual en Latinoamérica. Brasil y México encabezan la lista de países con mayores índices de crímenes por homofobia.

Lucha contra la homofobia
Los gobiernos quieren contrarrestar esta tendencia mediante campañas de información para eliminar la violencia hacia los homosexuales. Asimismo, la semana pasada, la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, OEA, dio un pase adelante al adoptar por unanimidad una resolución en la que se condenan las violaciones de derechos humanos basadas en la orientación sexual e identidad de género.

La organización Human Rights Watch valoró esta resolución como un paso crucial para acabar con el silencio entorno a la violencia contra lesbianas, gays, personas bisexuales y transgénero en las Américas. "Esta resolución es un primer paso valeroso hacia erradicar la violencia y la discriminación," dijo Scott Long, director del Programa sobre Derechos de las Lesbianas, Gays, Personas Bisexuales y Transgénero en Human Rights Watch. "Para que la resolución tenga impacto, cambios concretos en la legislación y en las políticas publicas deben adelantarse."

Al menos 10 Estados de la OEA tienen legislación estatal o nacional que protegen a todas las personas sin importar su orientación sexual e identidad de género. Chile, Brasil, Paraguay y Argentina están discutiendo leyes específicas contra la discriminación que incluyen esas categorías.

"Los derechos sexuales son derechos humanos," añadió Long.

Informarn

No hay comentarios: